top of page

Tratamiento Integral de la Vascularidad Periorbital, Eritema e Hiperpigmentación



La vascularidad periorbital, el eritema y la hiperpigmentación son problemas estéticos comunes que afectan la región alrededor de los ojos, conocida como la zona periorbital. Estas condiciones pueden tener un impacto significativo en el bienestar emocional y la calidad de vida de los pacientes, ya que a menudo se asocian con una apariencia de fatiga o envejecimiento. En este artículo, exploraremos las causas, clasificación y opciones de tratamiento para estos problemas dermatológicos.



Causas y Clasificación

La hiperpigmentación periorbital (POH, por sus siglas en inglés) es una condición multifactorial que puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo genética, envejecimiento, exposición solar, y ciertas condiciones médicas. La POH se clasifica generalmente en subtipos según su causa predominante: vascular, estructural, pigmentada y mixta.



Vascular: Esta forma se debe a la visibilidad de la vasculatura superficial o a la piel delgada que cubre el músculo orbicular de los ojos.


Pigmentada: Resulta de un aumento de melanina en la dermis o epidermis, y puede ser influenciada por factores genéticos o adquiridos, como la inflamación.


Estructural: Causada por cambios en la anatomía periorbital, como la herniación de grasa orbital o la atrofia de la piel.



Opciones de Tratamiento



El tratamiento de la POH y las condiciones relacionadas varía según el subtipo y la severidad de la condición. Las opciones incluyen:



1. Terapias Tópicas: Incluyen agentes blanqueadores como la hidroquinona y retinoides, que ayudan a reducir la pigmentación. Los agentes tópicos como la vitamina C también pueden ser efectivos para mejorar la vascularidad al promover la producción de colágeno.



2. Peelings Químicos: Utilizados para tratar la hiperpigmentación, estos peelings pueden ayudar a mejorar la textura de la piel y reducir la pigmentación.



3. Láseres y Luz Pulsada Intensa (IPL): Estas tecnologías son efectivas para tratar tanto la pigmentación como la vascularidad. Los láseres como el Nd:YAG y los basados en alejandrita pueden ser particularmente útiles.



4. Rellenos Dérmicos y Cirugía: En casos donde la POH es estructural, los rellenos dérmicos pueden ayudar a mejorar la apariencia al proporcionar volumen en áreas hundidas. La cirugía, como la blefaroplastia, puede ser considerada en casos avanzados.



5. Plasma Rico en Plaquetas (PRP): Esta terapia utiliza el plasma del propio paciente para mejorar la textura y el color de la piel, ayudando a tratar la POH.



Conclusión

El tratamiento de la vascularidad periorbital, el eritema y la hiperpigmentación requiere un enfoque personalizado, basado en una evaluación detallada de la causa subyacente y el tipo específico de POH. Con una combinación adecuada de tratamientos médicos y estéticos, los pacientes pueden lograr una mejora significativa en la apariencia de la zona periorbital, mejorando así su autoestima y calidad de vida. Como siempre, es esencial consultar con un dermatólogo o un especialista en cuidado de la piel para obtener un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento efectivo.


Fuente: Samaan, C., & Cartee, T. V. (2022). Treatment of Periorbital Vascularity, Erythema, and Hyperpigmentation. Facial Plastic Surgery Clinics Of North America, 30(3), 309-319. https://doi.org/10.1016/j.fsc.2022.03.005

124 views0 comments

Comments


bottom of page